Ensilajes de cultivos oleaginosos (soja y girasol)








Ing. Agr. MIRIAM GALLARDO


En los casos especiales de los cultivos de soja o de girasol, estos ensilados son recursos muy versátiles que pueden aportar tanto fibra, energía o proteínas de alta calidad. Comparados a maíz y sorgo la información nutricional de estos recursos es relativamente escasa, sin embargo, el interés por utilizarlos como forrajes conservados tanto para la producción de leche como de carne es cada vez mayor, porque son cultivos en franca expansión que se adaptan a variadas condiciones edafo-climáticas.

Son recursos muy apropiados para suplementar forrajes de bajos niveles de proteínas, como los silajes de maíces y sorgos, o para sustituir a la pastura cuando las condiciones climáticas no permiten el pastoreo normal. Para el verano, constituyen una buena alternativa de “alimentos fríos” pues contienen una proporción apreciable de aceites (lípidos) que pueden ser metabolizados a nivel intestinal con una eficiencia metabólica mayor (menor incremento calórico al evitar la fermentación ruminal).

Ventajas

En el caso de la soja, el ensilaje confeccionado en R3 (inicio de formación de vaina) constituye un excelente suplemento proteico que puede ser utilizado para reemplazar una parte de los concentrados proteicos tradicionales. En cambio, en el estado R6, cuando las plantas tienen los porotos aún verdes pero pastosos, el recurso es más versátil porque es rico en fibra, aceites, proteínas y además carbohidratos solubles. Por lo tanto, puede representar una fuente de nutrientes estratégica para utilizar durante todo el año, principalmente en verano.

En girasol el mejor momento para cosechar y ensilar puede variar sustancialmente en función tanto del genotipo del cultivo (duración del ciclo) como del ambiente (sequía, excesos hídricos, temperaturas más o menos cálidas). Las investigaciones sugieren que se debería cosechar el material cuando el envés del capítulo cambia a amarillo pálido. Sin embargo, en algunos cultivares esto puede suceder a los 37-40 días después de la floración y en otros a los 50-55 días.

Desventajas

Son materiales que no logran una rápida fermentación estable, debido a su carencia en azúcares o almidón. Un inadecuado proceso de elaboración conlleva a materiales que fácilmente se malogran, desarrollando ácido butírico. Como además son excelentes fuentes de nutrientes muy densos (aceites) son proclives a la proliferación de microorganismos indeseables, a la rancidez y a la contaminación total, con lo cual el desperdicio puede ser completo.

El exceso de aceites también puede ser una desventaja desde el punto de vista operativo, al impedir un correcto funcionamiento de los equipos de picado. En girasol, a diferencia de otros cultivos, no es sencillo determinar a simple vista el momento óptimo de corte, por esta razón es importante chequear in situ que durante el picado y compactado no se produzcan excesos de efluentes ya que esos efluentes se llevarán consigo los principales nutrientes: proteínas y aceites. En estos cultivos el uso de inoculantes para favorecer la fermentación láctica es altamente recomendable.

Niveles en las raciones

Se sugiere que estos ensilajes integren sólo una parte de la ración diaria y no sean los únicos o principales componentes forrajeros. Pueden complementarse perfectamente con otros ensilajes energéticos, principalmente maíces o sorgos graníferos, que poseen almidón. Sin embargo, no son buenos complementos de silajes de pasturas que posean escasa energía. Los datos experimentales indican que una tasa de consumo de alrededor del 1.25% del peso vivo del animal puede ser adecuada. Como para otros ensilajes, no se recomienda para categorías jóvenes, de menos de 180-200 kg de PV. Tabla 1


Forratec ® | 2014 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados