Un nuevo enfoque en el manejo de malezas para evitar la ocurrencia de tolerancia y resistencia a herbicidas.
Julio, 2014.



Ing. Agr. CLAUDIO RUBIONE
(Investigador independiente)


Nota: El uso parcial o total de la información proporcionada no está autorizado.



Las buenas prácticas agrícolas (BPAs) contemplan ciertos aspectos que la ciencia genera, en los campos de la ecología; ecofisiología; genética; nutrición y protección de adversidades bióticas y abióticas (J. Romagnoli-Loranzati).

Si bien en siembra directa se citan a dos factores que más inciden en la economía del agua del suelo como lo son sin duda la rotación de cultivos y la nutrición de los mismos, no menos importante y complementario a estos lo es el manejo racional de las malezas.


Si bien existen muchos artículos que cuantifican la producción de grano por mm de agua disponible, es cierto que para que ese recurso sea aprovechado eficientemente, las malezas no deben “beber” esa agua que a veces tan difícil es conservar. Estudios realizados en barbechos químicos de otoño hasta primavera indican que con buena presencia de malezas en el sur de Santa Fe, (Capiquí, Ortiga mansa, Verónica y Perejilillo) pueden producir unos 3.000 kg de MS/ha hacia mediados del otoño, con un consumo potencial de agua de en torno a los 150 mm. (Dr. Eduardo S. Leguizamón, Investigador CONICET, Cátedra Malezas U N Rosario).

Diversos estudios evidencian que la falta de control de malezas reduce significativamente el rendimiento de cultivos, no sólo por la competencia por la radiación, sino por la del agua y recursos del suelo. Tabla 1


Ahora bien, sabemos que “controlar malezas” no es un tema tan fácil y que cuando las herramientas disponibles son escasas, se está forzando al sistema a tomar cartas en el asunto. En cierta medida, aunque este trabajo no sea un planteo de física, haciendo una analogía con un principio de la misma, se cumpliría la tercera ley de Newton: Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: es decir, que siempre que utilicemos una técnica, en este caso el uso indiscriminado y no planificado de un mismo herbicida (mismo modo de acción), obtendremos una reacción de la naturaleza que nos devolverá a algunas especies con ciertas características que la hacen tolerante o resistente al herbicida y en general a los emparentados químicamente.

Pero para entender un poco más acerca de lo que el medio ambiente propone, es adecuado aclarar qué diferencias hay entre malezas susceptibles; tolerantes y resistentes. Eso es básico para poder comprender por qué nuestro paisaje de campo ha cambiado en los últimos años.



...







Forratec ® | 2014 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados