Contaminación de los forrajes conservados: micotoxinas


Ing. Agr. MIRIAM GALLARDO


Las micotoxinas son metabolitos secundarios producidos por ciertas especies de mohos que crecen en condiciones favorables sobre diversos alimentos.

Son compuestos que causan enfermedades, tanto en el hombre como en los animales, conocidas con el nombre genérico de micotoxicosis. No deben confundirse con las micosis, que son afecciones debidas a diversas especies de hongos que invaden los tejidos vivos, desarrollándose sobre ellos.

Hongos productores de micotoxinas

Los hongos productores de micotoxinas están ampliamente distribuidos en el ambiente. Se los puede encontrar en una gran variedad de alimentos, algunos de los cuales tienen gran importancia en la dieta humana y animal, como los cereales y las oleaginosas.

Algunos de estos hongos invaden los cultivos en el campo (hongos del campo), antes de ser cosechados. Otros son capaces de desarrollar en los productos almacenados (hongos del almacenamiento) en una gran variedad de condiciones ambientales.


La mayoría de los “hongos de campo” pertenecen al género Fusarium y los “del almacenamiento” a los géneros Aspergillus y Penicillium. El desarrollo de los hongos de “campo” depende de las condiciones climáticas imperantes durante algunas fases del cultivo. Por lo tanto, son más difíciles de controlar que los del almacenamiento, cuyo desarrollo puede prevenirse con buenas prácticas de acondicionamiento y conservación.

Las aflatoxinas, micotoxinas producidas por hongos del género Aspergillus, son consideradas muy peligrosas por su poder contaminante aún a muy bajas concentraciones, por el tipo de daño, muchas veces irreversible y por su capacidad de acumularse en productos animales y continuar contaminando la cadena alimentaria.

Si bien las micotoxinas derivadas de hongos “del campo” resultan dañinas para la producción, generalmente tienen muy baja tasa de metabolización y, por lo tanto, de aparición en el producto animal.

Entre las toxinas más frecuentes y perjudiciales se encuentran la zearalenona y los tricotecenos (toxina T-2, diacetoxiscipernol o DAS y el deoxinivalenol o DON).


Las micotoxinas y sus efectos adversos

El término micotoxicosis es muy general y abarca enfermedades diferentes, que sólo están relacionadas entre sí por deberse a toxinas producidas por mohos. Las principales vías de intoxicación se deben a la ingesta de alimentos contaminados con micotoxinas o con residuos de las mismas.

Cabe aclarar que las aflatoxinas son resistentes a los tratamientos térmicos y, si estuviesen presentes en la leche por ejemplo, no se destruirían con la pasteurización.

En el ganado, el consumo de alimentos contaminados produce una depresión del sistema inmunológico y, como consecuencia, se reduce la resistencia a enfermedades infecciosas, la eficiencia de las vacunas preventivas y se producen daños patológicos a órganos como hígado y riñones.


...







Forratec ® | 2014 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados