Fertilización fosfatada y azufrada de alfalfa a la siembra y al año de implantación en el centro-este de Santa Fe




Ing. Agr. HUGO FONTANETTO
INTA EEA Rafaela

Ing. Agr. AGUSTÍN BIANCHINI
AAPRESID







Introducción

La producción de materia seca (MS) de alfalfa en los suelos de la zona centro-oriental de Santa Fe, está condicionada principalmente por los bajos niveles de fósforo (P) extractable, de calcio (Ca) y de azufre (S) (Vivas y Quaino, 2000; Fontanetto, 2004).


Cuando no se realiza una fertilización de “arranque” o al momento de la siembra, otra posibilidad para la reposición de los mencionados nutrientes en el suelo es la refertilización luego de que la pastura está implantada, a los fines de tratar de corregir, “sobre la marcha”, las deficiencias nutricionales y de conseguir que el cultivo de alfalfa alcance el óptimo de producción. Esta última alternativa es muy poco utilizada por la ausencia de información regional que demuestre sus beneficios, sobre todo si se considera que el P se caracteriza por su escasa movilidad. En este sentido, los resultados informados por Berardo (1998) en la zona sudeste de Buenos Aires aplicando fertilizaciones anuales en pasturas instaladas, fueron muy alentadores.

La corrección de una condición nutricional deficitaria de P, S y Ca en el suelo es un factor determinante en una estrategia de alta producción de MS de alfalfa. Por ello, el objetivo de la presente experiencia fue evaluar el efecto de la fertilización con P y S sobre la producción de MS de: a) una pastura de alfalfa pura a la siembra, y b) una pastura implantada el año anterior, en suelos de baja fertilidad.


Materiales y métodos

El estudio se llevó a cabo en la localidad de Pilar (Santa Fe), departamento Las Colonias, sobre un suelo de la serie Esperanza. El análisis químico de la capa superficial (0-20 cm) arrojó un valor de P extractable de 19 ppm, 2,4% de materia orgánica y 5,9 de pH. Un aspecto muy importante lo constituye la baja capacidad de intercambio catiónico (CIC) de 15,1 meq/100 g suelo que, a su vez, contiene sólo 8,2 y 1,1 meq/100 g suelo de Ca y Mg, respectivamente. Como parámetro de referencia, los valores correspondientes a un suelo de la zona centro-oeste de Santa Fe (serie Rafaela) con altas producciones de MS de alfalfa, arrojan valores de CIC de 18,2 meq/100 g suelo y niveles de Ca y Mg es de 10,1 y 1,7 meq/100 g suelo, respectivamente, y un valor de pH de 6,1 (INTA, 1991).

Las aplicaciones de P y S se realizaron sobre dos pasturas, sobre las que se aplicó una sola dosis de Ca como correctiva (Ca 500: 1500 kg/ha de un material calcítico) a principios de marzo de 2005, de la siguiente manera (Tabla1):

a) Fertilización a la siembra: Al momento de la siembra en líneas al costado y por debajo de la semilla, aplicando superfosfato triple de calcio (SFT con 20% de P) y sulfato de amonio (SA, con 24% de S), respectivamente. La variedad de alfalfa utilizada fue WL 903 sembrada el 11/04/2005 a razón de 11 kg/ha.

b) Fertilización al voleo de pastura implantada: En una pastura sembrada el 18/11/2004, se aplicaron el P y el S al voleo con fertilizadora neumática a fines de marzo de 2005.

Los tratamientos de fertilización se dispusieron en un diseño de bloques completos al azar con 4 repeticiones y el tamaño de la unidad experimental fue de 2 m de ancho por 10 m de largo. Los cortes de MS se efectuaron en el estado de 10% de floración o cuando los rebrotes basales tenían 5 cm de longitud, sobre una superficie de 10 m2/unidad experimental. La producción de MS fue analizada mediante el análisis de la variancia y las diferencias entre medias de cada factor mediante prueba de Duncan (P< 0,05) (SAS, 1989).

En este artículo se presentan los resultados que corresponden a 16 cortes para ambos ensayos de fertilización a la siembra y al voleo.

...






Forratec ® | 2014 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados