Aspectos a tener en cuenta cuando analizamos la siembra de sorgo


Ing. P. A. RAÚL M. ALMEIDA
Forratec Argentina S.A.



Los recursos forrajeros se han diversificado significativamente durante los últimos años y el productor debe tener el conocimiento de las nuevas especies y cultivares forrajeros disponibles en el mercado.

Con respecto a cultivos de verano, el sorgo es un cultivo a tener en cuenta por la irrupción de nuevos cultivares que han modificado sustancialmente el panorama productivo ganadero.

Es importante considerar al cultivo de sorgo como una alternativa muy interesante con el objetivo de mantener la sustentabilidad de los sistemas de producción agropecuaria con la mayor eficiencia posible.

Hay que considerar las principales características que presenta el sorgo dentro de los cultivos forrajeros de verano:


• Mayor tolerancia al estrés térmico e hídrico.
• Mayor eficiencia fotosintética y en el uso del agua.
• Muy buena capacidad exploratoria del sistema radicular.
• Mayor aporte del rastrojo (relación C/N).
• Muy buen cultivo antecesor.
• Menor costo directo.
• Diversas alternativas de usos, como alimento o como aporte de energía.


La siembra de sorgos puede realizarse bajo un sistema de labranzas convencional, labranza cero o distintas labores y combinaciones entre estos sistemas que se adapten mejor a cada zona, tipo de suelo, clima y secuencia de cultivos (sistemas rotación).

La fecha de siembra de sorgo está condicionada por la temperatura del suelo y la humedad. La temperatura del suelo a 5 cm de profundidad no debe ser menor de 18° durante 3 o más días.

La temperatura del suelo en la zona de la semilla y el porcentaje de humedad explica el 89% de la variación en el índice de emergencia Brar et al. (1992).

La densidad de siembra depende del tamaño y peso de la semilla, sistema de siembra, ciclo del cultivar seleccionado, disponibilidad de riego, tipo de suelo y ambiente productivo. Se recomienda, dependiendo del cultivar y destino de producción, en zonas de bajo potencial entre 160.000 a 250.000 plantas/hectárea a cosecha y en zonas de alto potencial entre 180.000 450.000 plantas/hectárea a cosecha, también dependiendo del cultivar y destino de la producción.

La distancia entre líneas va a depender del destino que se le va a dar al sorgo.
En el caso que el cultivo vaya a utilizarse para pastoreo directo conviene dejar una distancia de 35 cm.
En el caso que el destino sea para silo la distancia entre líneas debe ser de 52 cm ó 70 cm. Cuando el destino es la cosecha del grano o doble propósito la distancia entre líneas recomendada es de 52 cm.

La cama de siembra debe ser un ambiente óptimo para la germinación y establecimiento de la plántula. Lo ideal es que la semilla se ubique en un suelo firme, húmedo y libre de malezas. Hay que evitar la presencia de capas duras o pisos de arado para asegurarse un buen desarrollo radicular, permitiendo una buena implantación del cultivo, buen anclaje de la planta y una mayor absorción de nutrientes y agua.

El sorgo presenta estabilidad de rendimiento en condiciones desfavorables permitiendo su uso en ambientes de baja disponibilidad hídrica y fertilidad de suelo. Sin embargo, tiene muy buena respuesta a la fertilización nitrogenada.

...




El Ing. P. A. Raúl M. Almeida, en representación de Forratec Argentina S. A., es el contacto con la Asociación Argentina de Angus y sus socios, para asesoramiento técnico y comercial.

ralmeida@forratec.com.ar
0236 15 4304165
www.forratec.com.ar



Forratec ® | 2014 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados