Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
24·11·2018 Nº 410
Maíz para silaje
JORGE R. CARRETE y OMAR SCHENEITER
Estación Experimental Agropecuaria Pergamino
INTA
Forratec S.A.
Introducción

La utilización del silaje de planta entera de maíz creció de manera significativa desde la década de los noventa, como consecuencia de la importante adopción de tecnología que significó la intensificación de los sistemas ganaderos pastoriles y dadas las ventajas que reporta su uso cuando se lo compara con otros forrajes conservados. Se estima que la superficie destinada a silaje de maíz supera las 700.000 ha. Se trata de un forraje esencialmente energético, ya que su tenor proteico es bajo y poco variable. Su calidad nutritiva depende del contenido de grano y de la calidad del resto de la planta, razón por la cual interesa conocer no sólo el índice de cosecha sino también la proporción de los distintos componentes morfológicos, los cuales presentan calidades intrínsecas diferentes.

Composición morfológica de la planta de maíz

La relación fuente/destino, previamente descripta en este libro (ver capítulo de Ecofisiología), determinada por el genotipo, el ambiente y el manejo, define la fitomasa aérea, la proporción de grano, y el contenido de carbohidratos no estructurales solubles (CNES) en los tallos.

En trabajos realizados en Pergamino (Rimieri y col., 1997 y Scheneiter y col., 1997) donde se evaluaron híbridos de diferente ciclo, desde semiprecoces a tardíos, se encontraron diferencias significativas, entre otras características, en la producción de materia seca total y en su partición de la misma (Cuadro 1). Se observó, además, una correlación positiva entre duración del ciclo y rendimiento total de materia seca y una correlación negativa entre largo del ciclo y materia seca aportada por la mazorca.

Cabe aclarar que el cuadro 1 sólo muestra las principales características de cada grupo, pudiendo existir híbridos dentro de cada uno que presenten un comportamiento diferencial. En aquellos híbridos de ciclo largo sensibles al fotoperíodo o con marcada protandria, se produce una acentuada disminución en la proporción de mazorca que resiente la calidad del silaje.

Existe una relación inversa (r= -0,95) entre contenido o peso seco de mazorca y el peso seco de tallo + hoja, de modo que los híbridos con mayor contenido de mazorca tiene menor peso seco correspondiente a la fracción tallo+hoja. Los extremos están representados por el grupo semiprecoz y semitardíos.
Forratec S.A.
Micheloud y col. (1997), al evaluar 15 cultivares de maíz de ciclo intermedio, observaron que la proporción de materia seca aportada por los distintos componentes morfológicos de la planta varió entre híbridos, con valores máximos y mínimos de 29,7 y 22 % de hoja, 28 y 18,9 % de tallo, 7,6 y 4,2 % de chala, 8,9 y 6,2 % de marlo y 43,2 y 28,8 % de grano.

El rendimiento en grano puede verse afectado por fuente o por destino, según que las circunstancias ambientales adversas se den durante la floración (destino) o durante el llenado de los granos (fuente). A medida que se reduce el índice de cosecha, se incrementa la proporción hoja+tallo y se afecta la composición química de los tallos al alterar la distribución de los CNES y la relación CNES/almidón por removilización, resintiéndose la calidad del silaje.

Bajo condiciones experimentales, una reducción de 0; 33; 66, y 100 %, en el número de granos fijados por unidad de superficie, por impedimento de la polinización, condujo a una reducción significativa en el rendimiento total de biomasa y a un incremento en la biomasa del componente tallo (Dalla Valle y col. 1998a). Sin embargo, no tuvo efecto sobre el contenido de Proteína Bruta (PB) y la digestibilidad in vitro de la materia seca (DIVMS) del silaje, ni sobre la calidad fermentativa, aunque aumentó la proporción de nitrógeno amoniacal (N-NH3). Los silajes con más grano, presentaron mayor contenido de carbohidratos no estructurales y menor proporción de N-NH3 (Dalla Valle y col. 1998b).

Como veremos más adelante, la densidad de siembra y el momento de cosecha son factores que alteran la producción y proporción de los distintos componentes morfológicos.

En un estudio realizado por Scheneiter y Carrete (1998), donde se evaluaron híbridos de maíz para silaje, a través de los años, se observó interacción genotipo x ambiente significativa en la producción de materia seca total y en la proporción de mazorca. Esto es coincidente con lo señalado por Argillier y col. (1997), quienes a su vez observaron que la variación causada en la digestibilidad in vivo de la materia orgánica y de la fibra cruda, por la interacción genotipo x ambiente (año o localidad) fue marcadamente menor a la variación debida al genotipo, y que en un ambiente determinado, el valor nutritivo del genotipo determina el valor del silaje y por ende, la respuesta animal.
Forratec S.A. Forratec S.A.
Calidad del forraje al momento de cosecha

Al igual que el resto de las especies forrajeras, la calidad de la planta de maíz se reduce hacia la madurez como consecuencia de un incremento en el contenido e indigestibilidad de la pared celular, siendo compensado dicho efecto por el almidón aportado por los granos (Van Soest, 1994). Di Marco y col. (2000) evaluaron la digestibilidad in vivo del forraje ensilado en tres momentos de cosecha (emergencia de espigas, grano lechoso y media línea de leche), concluyendo que la madurez del cultivo no afectó la digestibilidad de la materia seca, dado que el aumento en el contenido de almidón fue acompañado de una disminución de la misma magnitud en la digestibilidad de la fibra detergente neutro (FDN).

Las condiciones climáticas previas a la floración pueden inducir grandes diferencias en la digestibilidad del forraje que podrán ser más o menos modificadas de acuerdo con las condiciones ambientales durante la etapa de fijación y llenado de los granos. Así, la digestibilidad puede aumentar, disminuir o permanecer constante. Los dos factores ambientales de mayor incidencia son la humedad y la temperatura. Cuando la temperatura es moderada y la humedad no es limitante se produce un rápido llenado de los granos que mejora la relación CNES/pared celular, y por ende se incrementa la digestibilidad del forraje. Por el contrario, frente a deficiencias hídricas o temperaturas bajas, el llenado de los granos es más lento y se realiza, en gran medida, a partir de los carbohidratos sintetizados antes de la floración y acumulados en el tallo, afectando la digestibilidad. Según algunas determinaciones efectuadas, la contribución particular de los azúcares del tallo al llenado de los granos puede oscilar entre 0 y 44%.

[...]
SEGUIR LEYENDO
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec Argentina S.A.
Monseñor Magliano 3061
B1642GLA - San Isidro - Buenos Aires - Argentina
Tel/Fax +54 11 5230 2800

Forratec Uruguay S.A.
Tel +598 9921 6561

® 2018 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados