Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
10·02·2018 Nº 370
Cómo convertir un cultivo de cobertura en nuestro mejor aliado
Fuente | AAPRESID
Forratec S.A.
¿Para qué, cómo y cuándo usamos un cultivo de cobertura y cuál es el mejor momento para su interrupción? Lo que hay que saber para maximizar los beneficios de esta herramienta.

Por definición un cultivo de cobertura (CC) es "una cobertura vegetal viva, temporal o permanente, que cubre el suelo y que se cultiva en asociación con otras plantas". Los términos "cultivos de cobertura" y "abono verde" se han usado en el pasado como sinónimos; sin embargo, los cultivos de cobertura están caracterizados por funciones más amplias y multi-propósitos, los cuales incluyen la supresión de malezas, la conservación del suelo y del agua, el control de plagas y enfermedades, la alimentación humana y animal.

Los cultivos de cobertura no son una tecnología nueva. El uso de la Mucuna, una leguminosa tropical, ha sido registrado desde el siglo XVII en Java, Bali y Sumatra, para recuperar los suelos degradados. Incluso los griegos y los romanos han practicado la rotación de cultivos. Plinio, escritor, científico, naturalista y militar italiano, menciona el cultivo de lupinos (Lupinus albus) y arveja (Vicia sativa) como abonos verdes y supresores de malezas (Pound, 1997).

¿Por qué incluir cultivos de cobertura?

La depresión de napas, la fijación de nitrógeno atmosférico, el control de la erosión, las mejoras en los niveles de materia orgánica, en la eficiencia del uso del agua y en las condiciones físicas del suelo, la captura de nitratos y el control de malezas son algunos de los objetivos a alcanzar con la inclusión de estos cultivos.

La falta de rotación y el uso continuo de cultivos estivales (preferentemente leguminosas) se traducen en una pobre cobertura del suelo, causando un calentamiento del mismo y el consecuente crecimiento de malezas provenientes del banco de semillas.

Entre los factores que hay que intentar controlar con los cultivos de cobertura en relación al manejo de malezas está la atenuación de señales para la germinación, la interferencia física para el crecimiento de las mismas y la retención de humedad en el suelo. Pero primeramente debe saberse cuáles son las especies de malezas presentes en el sistema productivo y considerarse la relación carbono/nitrógeno (C/N).
Forratec S.A.
Por ejemplo, si sembramos vicia en un sistema infestado con sorgo de Alepo, la primera entregará el nitrógeno rápidamente —debido a su baja relación C/N—, lo que favorecerá el crecimiento explosivo de la gramínea.

En un suelo descubierto y fácilmente anegable "llueve en el pluviómetro", pero no en el perfil. Mediante el uso de cultivos de cobertura podremos captar más agua en el suelo, y si bien no nos permitirá 'salvar' un maíz en sequía, no ofrecerá un margen de humedad adicional de 15-20 días para poder esperar una lluvia. Es decir, estos cultivos mejoran la captación y provisión de agua.

En sistemas bajo riego, los cultivos de cobertura aumentan la eficiencia de cada milímetro regado, evitando la rápida evaporación y postergando el siguiente riego.

Otro de los objetivos a lograr con los cultivos de cobertura es el cumplimiento de los planes de siembra. Lo que hacen estos cultivos es 'independizarnos' de la espera de una lluvia, consiguiendo así sembrar en la fecha que cada productor se propuso previamente (Quiroga, 2015).

Además, tienen efecto sobre los nutrientes. La tabla 1 —donde se representa la lixiviación de nutrientes en un barbecho largo vs. un cultivo de cobertura— muestra la gran importancia que tiene esta herramienta en los ciclos de algunos nutrientes.
Forratec S.A. Forratec S.A.
¿Cuándo finalizar un CC?

Para decidir el momento de finalización del ciclo del cultivo de cobertura, primero debemos preguntarnos cuál o cuáles son los problemas a resolver. Por ejemplo, si el objetivo es bajar la temperatura y capturar nitrógeno, debiera optarse por cortar el ciclo a fines de julio. Si se busca recuperar condiciones físicas de suelo habrá que terminar el ciclo en agosto, ya que en julio la relación C/N sería demasiado baja. Si se quiere en cambio drenar una napa de baja profundidad, cortar el ciclo en julio o agosto no será suficiente, debiendo dejarse el cultivo por lo menos hasta septiembre (Quiroga, 2015).

[...]
VER ARTÍCULO COMPLETO
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec Argentina S.A.
Monseñor Magliano 3061
B1642GLA - San Isidro - Buenos Aires - Argentina
Tel/Fax +54 11 5230 2800

Forratec Uruguay S.A.
World Trade Center - Torre 1 - Of. 1904
Av. Luis Herrera 1248 - 11300 - Montevideo - Uruguay
Tel +598 2624 1961 | 0057

® 2018 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados