Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
28.10.2017 Nº 355
Trébol Rojo Trifolium pratense
Foto Class - Forratec S.A.
El trébol rojo tiene como virtudes la fijación simbiótica y la transferencia de nitrógeno (N). También el aporte de calidad a la pastura y la adaptación a situaciones de competencia.

Se caracteriza por presentar una rápida emergencia, un crecimiento inicial vigoroso y cierta tolerancia al sombreado que le permite competir exitosamente con las especies asociadas de la mezcla y con las especies espontáneas durante los primeros meses luego de la siembra.

Las condiciones ambientales más favorables para la siembra de trébol se presentan durante los meses de marzo y abril. Dada la corta duración de la pastura es importante que la siembra sea temprana a fin de obtener una producción aceptable de forraje durante el año de su establecimiento.

La profundidad de siembra debe ser entre 1 ‑ 1,5 cm.

Luego de la emergencia, la plántula desarrolla un tallo primario y ramificaciones originadas en las yemas axilares de las hojas. Tanto el tallo principal como las ramificaciones de origen axilar permanecen sin elongarse durante los primeros meses hasta que, en primavera y en verano, la longuitud del día y las temperaturas permiten el pasaje al estado reproductivo y alargamiento de tallos. En esa época, y con la presencia de tallos reproductivos, se logra la mayor acumulación de materia seca. Posteriormente, en el otoño del primer año de producción, la planta retorna a su estado de roseta, el cual se prolonga hasta el comienzo de la primavera siguiente. Durante el periodo otoño-invernal la planta permanece en estado vegetativo y la acumulación de forraje es sustancialmente menor que durante la primavera y verano.

El trébol rojo se adapta a suelos fértiles, bien drenados y con alta capacidad de retención de humedad. Prospera mejor en suelos relativamente pesados en comparación con suelos de textura gruesa. EL ph óptimo para su crecimiento se encuentra en un rango de 6,5‑7,5. Sin embargo nodula y crece bien en suelos de 5 a 6 de ph. No tolera deficiencias de P si se pretende obtener una alta producción de forraje y persistencia del cultivo.

Su crecimiento es mejor en climas templados-húmedos, sin demasiados días con fríos o calores extremos. La temperatura óptima para esta especie se ubica entre los 21 y 24ºC aunque el rango de temperaturas que permiten su crecimiento va de 7 a 35ºC.

Su sistema radicular pivotante le permite evitar algunas condiciones de sequía, aunque no en la medida en lo que hace la alfalfa. La morfología del sistema radicular es afectada por varios factores: tipo de suelo, hábito de crecimiento, espaciamiento.
Forratec S.A.
El principal hidrato de carbono no estructural (HCNE) de reserva es el almidón. Luego de una defoliación, los HCNE son usados como fuente de energía para el rebrote y ocurre un descenso inicial de la concentración de HCNE en la raíz pivotante; luego de este periodo la concentración aumenta hasta floración. En invierno, los valores de HCNE se reducen entre un 49 y un 62% con respecto a los valores de otoño. Este descenso es más marcado en trébol rojo que en alfalfa. Los valores de HCNE que se alcanzan a finales de invierno tienen efecto sobre el rebrote en la primavera.

La iniciación floral y la elongación de los tallos requieren de días largos, en términos generales la floración se produce con un fotoperiodo de 13-14 horas en los cultivares de floración temprana y con más de 14 hs en los cultivares de floración tardía.

En nuestro país, el trébol rojo es utilizado en pasturas mixtas de rotación corta para pastoreo directo o eventuales cortes para conservación de forraje.

Según ensayos realizados bajo corte se recomiendan defoliaciones en el periodo de crecimiento con una frecuencia de cinco semanas. Con respecto a la severidad de la defoliación, se ha mostrado que el trébol rojo se adapta menos que las gramíneas a defoliaciones severas (2,5cm de altura).
Forratec S.A. Forratec S.A.
En otoño se recomienda un lapso de 45 días entre la última defoliación y la detención del crecimiento por bajas temperaturas a fin de permitir la acumulación de reservas.

El trébol rojo muestra un patrón de acumulación y utilización de reservas similar a la alfalfa, aunque con concentraciones menores de HCNE. Esto último, y el porte erecto de la planta ha llevado a sugerir que el trébol rojo no se adapta a pastoreos tan intensos como lo hace la alfalfa.
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec ® | 2017 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados