Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
14·01·2017 Nº 315
Fertilización con calcita y yeso en alfalfa
(Medicago sativa L.)
CECILIA SARDIÑA
MIRIAN BARRACO
INÉS VANKEIRSBILCK
MARIANELA DIEZ
CLARISA OTTAVIANO


EEA INTA General Villegas | Área de Producción Animal
Forratec S.A.
Introducción

Para alcanzar los altos potenciales productivos de las nuevas variedades de alfalfa, se necesita, entre otros, una adecuada nutrición de los suelos y valores de pH edáficos cercanos a la neutralidad. La alfalfa requiere aproximadamente 12 kg de Ca, 2,8 kg de P y 3,8 kg de S por tonelada de materia seca (MS) producida (Díaz-Zorita y Gambaudo, 2007). Deficiencias de estos nutrientes pueden limitar la producción del cultivo.

La acidificación de los suelos responde a varias causas naturales y antrópicas, entre ellas, el lavado de bases y su exportación por producción agrícola y pecuaria (Vázquez, 2005). Esto trae aparejado alteraciones en procesos químicos, como la liberación de Al3+, que además de resultar fitotóxico, reduce la disponibilidad de fosfatos e inhibe la absorción de Ca2+ y Mg2+ (Zapata Hernández, 2004), pudiendo provocar disminución de la capacidad de intercambio catiónico (CIC). La acidificación puede limitar también la actividad de los rizobios del suelo, disminuyendo la cantidad de N fijado (Racca y González, 2007). Estos problemas pueden ser tratados con enmiendas básicas (Bachiega Zambrosi et al., 2007) tales como calcita (CaCO3) o yeso (CaSO3). El objetivo del trabajo fue cuantificar el impacto de la aplicación de distintas dosis de calcita (Cal) y yeso (Ye) sobre la producción de MS acumulada y persistencia de alfalfa y sobre propiedades químicas del suelo (pH y P).

Materiales y métodos

El ensayo se realizó en el campo experimental de la EEA INTA Gral. Villegas (34º 54' S, 63º 44' W) en la localidad de Drabble (Bs. As.), sobre un suelo Hapludol Típico, franco arenoso. Para caracterizar el ensayo se tomaron muestras de suelo en las profundidades de 0 a 5, 5 a 10 y 10 a 15 cm, en las que se hicieron determinaciones de pH, CIC, Ca y S (Tabla 1). También se determinaron los contenidos iniciales de P (17 ppm) y de materia orgánica (MO; 2,3%) en la capa de 0 a 20 cm.

El diseño del ensayo fue en parcelas dividas con 3 repeticiones, donde la parcela principal, de 9 x 5 m, fue la dosis de Cal (0 [Cal0], 1000 [Cal1000] o 2000 kg·ha-1 [Cal2000]) y la subparcela, de 4,5 x 5 m, estuvo definida por la dosis de Ye (0 [Ye0] o 200 kg·ha-1 [Ye200]).
Cámara de Semillaristas - Forratec S.A.
En diciembre de 2012, el suelo fue laboreado utilizando una rastra de discos y el día 4/3/2013 se aplicaron las enmiendas con su posterior incorporación en los primeros 10-15 cm de suelo con rastra de discos. Previa preparación de la cama de siembra con vibrocultivador, el cultivo de alfalfa se sembró el 18/4/2013 a razón de 15,8 kg·ha-1 (463 semillas m-2). Se utilizó el cultivar WL 903 (grupo 9). Se aplicó fosfato diamónico después de la siembra y al voleo a razón de 80 kg·ha-1 en todos los tratamientos.

Las evaluaciones del ensayo se hicieron durante los dos primeros años de producción de la pastura (marzo 2013 hasta mayo 2015). La producción de MS durante los dos ciclos, se obtuvo realizando dos submuestreos de 3 m2 cada uno, por cada sub-parcela, con máquina segadora de 1 m de ancho. Dichos muestreos se realizaron cuando el cultivo alcanzó el 10% de floración, o cuando los rebrotes desde la corona midieron 5 cm. Para las determinaciones del porcentaje de MS se extrajeron, en cada muestreo, 200 gr de forraje fresco por sub-parcela, que se secaron en estufa con circulación forzada de aire a 100ºC hasta peso constante. La persistencia se estimó por diferencia entre la cobertura inicial (15 días después del primer corte del ciclo) y final del ensayo (15 días después del último corte del segundo ciclo). La cobertura se estimó de manera indirecta por fórmula a través de la medición de espacios vacíos en el surco. Un espacio fue considerado como vacío cuando éste fue mayor a 15 cm lineales. Al año de aplicadas las enmiendas (marzo 2014) se realizaron muestreos de suelo en 4 profundidades (0-5, 5-10, 10-15 y 15-20 cm) en todos los tratamientos para determinar pH y P.

Se realizó análisis de varianza de la producción de MS acumulada en cada ciclo y total, de la persistencia y del P y pH en el suelo. El nivel de significancia fue 5%. Las medias se compararon utilizando el test de LSD Fisher, mediante el programa estadístico InfoStat (Di Rienzo et al., 2011).
Forratec S.A. Forratec S.A.
Resultados y discusión

Las precipitaciones acumuladas durante los meses previos a la implantación (enero y febrero) fueron un 94% inferior al promedio histórico (Fig. 1). Para todo el año 2013, las lluvias fueron también inferiores al promedio (524,4 vs 887,2 mm); sin embargo, durante el periodo de cortes (agosto-mayo) del primer año se acumuló 838 mm, durante el del segundo año 780,4 mm y el histórico para ese período registró 849,9 mm (Fig. 1).

Las temperaturas durante el año de implantación (2013) resultaron muy similares a los registros históricos (15,9 ºC). Durante el año 2014, las temperaturas fueron levemente inferiores (15 ºC) al histórico; esto mismo se observó en los meses de enero, febrero y marzo de 2015 (20,2 ºC) respecto del histórico para dichos meses (21,7 ºC).

[...]
SEGUIR LEYENDO
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec ® | 2016 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados