Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
01·10·2016 Aniversario
Forratec S.A.
Bases para el manejo del cultivo de maíz

Compilador y editor:
Ing. Agr. MSc. PhD. GUILLERMO H. EYHÉRABIDE
INTA PERGAMINO
Forratec S.A.
1. REQUERIMIENTOS AGROCLIMÁTICOS DEL CULTIVO DE MAÍZ

-LUCÍA ESTELA TOTIS de ZELJKOVICH-
EEA INTA Pergamino

Características generales del clima de la región maicera templada

La región maicera templada se extiende entre los paralelos de 31º y 40º lat. S y entre los meridianos 57º y 65º long. O de la pampa húmeda y subhúmeda argentina. En esta área, los factores climáticos (lluvias, temperaturas, evaporación, etc.), a través de su acción individual o conjunta, introducen el «azar» en los sistemas productivos, detectándose para el decenio 1988/1998, una amplitud de alrededor de 4,0 t/ha (entre 2,9 y 6,2 t/ha) en los rendimientos anuales promedio de maíz producidos en la Argentina (Bolsa de Cereales, 1999), hecho que repercute fuertemente en el volumen total producido.

La zona núcleo está comprendida entre las isotermas de 17º C al N y de 15º C al S, con un gradiente térmico de 0,7º C por cada grado de latitud; y entre las isoyetas de 1000 mm y 800 mm de lluvias anuales promedio, con un gradiente que decrece de NE a SO. Figura 1

De acuerdo con la caracterización climática de Koeppen, corresponde a un clima subtropical húmedo (Cfa), con un verano muy cálido, y sin estación seca (Guevara, 1991, op. cit.). El mes más cálido es enero, con una temperatura media de alrededor de 23º C y los meses más fríos, junio y julio, con medias de alrededor de 9 a 10º C. Las temperaturas máximas anuales se incrementan de E a O en mayor grado que de N a S, mientras que las mínimas lo hacen en sentido inverso (Casagrande y Vergara, 1996). El período medio libre de heladas varía entre 180 y 260 días por año, con una disminución desde el N-NE hacia el S-SO. Presenta una marcada variabilidad interanual tanto en la fecha de la primera como de la última helada. En la «zona núcleo» existe riesgo de heladas en 2 de cada 10 años para fines de septiembre en el N y para mediados de octubre en el S.

La amplitud térmica anual es de 12 a 15º C y aumenta de E a O.

El cociente fototermal o relación entre la radiación y la temperatura media sobre el umbral de crecimiento para el cultivo (8º C), el cual presenta una asociación positiva con los rendimientos del maíz en condiciones hídricas, densidades y fechas de siembra óptimas (Andrade, 1992), presenta valores menores en el N (1,74 Mj/m2díaº C para Pergamino, Pcia. de Bs. As.) y mayores en el S (2,13 Mj/m2díaºC para Viedma, Pcia. de Río Negro).

Las precipitaciones se reciben en mayor proporción desde la primavera hasta el otoño, incrementándose las lluvias invernales hacia el S. Tomando como ejemplo la localidad de Pergamino, ubicada en el centro de la región «maicera núcleo», pudo constatarse que durante el período comprendido entre los meses de octubre a abril se reciben en promedio 735 mm (76%) de un total anual de 965 mm, siendo el valor de la mediana (que corresponde al de mayor frecuencia) de 951 mm, para un total de 89 años. Figura 2
Forratec S.A.
La variabilidad de las lluvias de la zona determina por ejemplo, para el mes de diciembre (coincidente con la floración), una amplitud de 446 mm (entre 2,7 y 448,6 mm). Además, durante el mismo caben esperarse en el 50% de los años, valores entre 134 y 61 mm, ya que existe una probabilidad del 75% de tener lluvias inferiores a 134 mm y una probabilidad del 25% de tener lluvias inferiores a 61 mm. Cabe recordar que la P50%= P75%-P25%.

Las precipitaciones de la región presentan, además, gran variabilidad espacial (Figura 3), y elevada intensidad, hecho que sumado a las características físicas de gran parte de los suelos y a los elevados valores de evapotranspiración máxima (ETM) que se registran durante el verano, determina la ocurrencia de sequías de distinta intensidad y duración. Estas son las causas principales de la variabilidad interanual de los rendimientos del cultivo en el área y de la respuesta a la fertilización nitrogenada. De ahí que para el período de 18 años (entre 1980-81 a 1997-98), en el Ensayo de Labranzas de la E.E.A. Pergamino, se hayan encontrado variancias de 1,2 en parcelas de maíz sin fertilización nitrogenada y de 3,4 en aquellas con agregado de nitrógeno, con rendimientos promedio de 5,9 y 6,9 t/ha, respectivamente (Totis de Zeljkovich y col., 1992a; Blotta, comunicación personal).

Oferta climática de la zona núcleo en relación con los requerimientos agroclimáticos del maíz y su incidencia en la expresión de los rendimientos

Teniendo en cuenta los requerimientos del maíz en cuanto a los distintos factores ambientales reportados por investigaciones bioclimáticas, la disponibilidad de los mismos para la zona de Pergamino, aportada por los patrones climáticos de referencia obtenidos de estudios probabilísticos, y la respuesta de las plantas en parcelas experimentales de la E.E.A. Pergamino, y en campos de productores, se ha tratado de explicitar en este capítulo la incidencia de los factores ambientales sobre la productividad del cultivo, brindando además elementos para la planificación regional y la evaluación de riesgos.

Temperatura

Dentro de los factores climáticos determinantes de la producción vegetal, la temperatura es uno de los más importantes. Es común observar que en años «fríos» el desarrollo de las fases fenológicas de las plantas se atrasa mientras que en años «cálidos» se adelanta.

El desarrollo del maíz depende directamente de la temperatura en la medida en que no se modifique la evolución fisiológica de las plantas por efectos de la ocurrencia de valores muy bajos o muy altos de aquélla, o cambios en el fotoperíodo.
Forratec S.A. Forratec S.A.
Ha sido determinado que las condiciones más favorables para la obtención de rendimientos elevados en el cultivo de maíz se dan en climas con alta radiación solar y temperaturas elevadas, pero no extremadamente cálidos, con una prolongada estación de crecimiento y con temperaturas diurnas entre 20 y 28º C (Santibáñez y Fuenzalida, 1992). Cuando se acumulan días con temperaturas máximas superiores a 28º C, el período de llenado de granos se acorta y por consiguiente el rendimiento disminuye. El crecimiento máximo del maíz cabe esperarse en ambientes que producen temperaturas foliares entre 30 y 33º C durante el día (la fotosíntesis y la tasa de desarrollo del cultivo alcanzan sus valores máximos entre estos valores), pero con noches frescas. Es decir que en lugares con una menor amplitud térmica diaria, el crecimiento total resultará menor (Bronwer y col., 1970 y Duncan and Hesketh, 1968, citados por Shaw, 1988; Peters y col., 1971; Andrade, 1992).

Teniendo en cuenta las temperaturas máximas del aire en abrigo meteorológico tipo «B» (AM), calculadas durante el ciclo del maíz (Totis de Zeljkovich y col., 1990; Totis de Zeljkovich y col., 1995), puede constatarse (Figura 4) que desde mediados de noviembre hasta fines de febrero caben esperarse temperaturas iguales o superiores a 28º C en 5 de cada 10 días (en el 50 % de los días); y desde la tercera década de diciembre hasta la segunda de enero inclusive, iguales o mayores a 32º C (hasta 42º C) en el 25% (en uno de cada 4 días). Cabe recordar que durante estos lapsos ocurren los estadios de floración y llenado del grano.

Temperaturas medias entre 23 a 24º C han sido consideradas como límite máximo (Wallace and Bressman, 1937 y Kiesselbach, 1950, citados por Shaw, 1988), a partir del cual los rendimientos comienzan a disminuir por cada grado de incremento (cuando el mismo no está acompañado por aumento de las lluvias). Temperaturas medias iguales o mayores a 23º C en AM, caben esperarse en la zona de Pergamino con una probabilidad del 50%, en el período que se extiende desde la segunda década de diciembre hasta la primera de febrero inclusive. Figura 5

El efecto de las temperaturas sobre los rendimientos del maíz en ensayos de 18 situaciones diferentes situadas en la Argentina, Australia, Chile, Francia, India, México y U.S.A. (Andrade, 1992), reveló que la disminución de la temperatura mínima media de 24 a 8º C aumentó significativamente el rendimiento del maíz. Por otra parte, Baldy (comunicación personal) considera la temperatura mínima de 22 º C como límite máximo para el cultivo.

En la zona de Pergamino, las temperaturas mínimas más altas que caben esperarse en el 50% de los días varían entre 14 y 18º C desde fines de diciembre hasta mediados de enero. Figura 6

[...]
SEGUIR LEYENDO
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec ® | 2016 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados