Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
23·04·2016 277
¿Conviene sembrar alfalfa en primavera?

Ing. Agr. LUIS ROMERO
INTA Rafaela

Fuente: Todoagro
Forratec S.A.
Es sabido que la mejor época de siembra de esta especie es en el otoño, debido principalmente a las buenas temperaturas del suelo que permiten una rápida germinación, al adecuado nivel de humedad del mismo y al mejor desarrollo radicular de la planta que le permite llegar al verano con una raíz que posibilita explorar el suelo en busca de humedad.

De todas maneras y frente a las limitantes climáticas de no ser posible la siembra de otoño existe la alternativa de la siembra de primavera con la cual se pueden obtener similares resultados, prestando especial atención a algunos factores que deben ser controlados por el productor como ser, el control de malezas, la carga y el manejo de la pastura durante el verano, entre otros.

Las siembras de primavera si bien no siempre son seguras permiten adelantar la puesta en producción de una pastura, que de no ser así se debería esperar hasta el otoño del año siguiente para implantarla, lo que obligaría a buscar otras alternativas forrajeras para cubrir el déficit que se produce por la falta de esa superficie empastada.

Para cada región, la temperatura y la humedad del suelo, conjuntamente con la radiación, son los factores que definen la época de siembra más adecuada. La alfalfa germina en un rango muy amplio de temperatura, desde 5 a 35 °C, ubicándose el óptimo entre 19 y 25 °C.

En la mayor parte de la región pampeana las condiciones favorables para el establecimiento de la alfalfa se presentan en otoño, pero considerando los requerimientos de temperatura y humedad para la germinación y desarrollo de la misma, una época alternativa de siembra sería la primavera. Sin embargo los procesos de crecimiento y desarrollo de las plántulas en esta época son muy distintos a los observados en las siembras otoñales.
Forratec S.A.
Una situación que se puede dar en la primavera es que al existir buenas condiciones de temperatura, la parte aérea de la planta se desarrolle más rápidamente que la parte radical. En estas condiciones, de producirse una sequía estival, las plantas sufrirían de manera importante.

Otro factor a tener en cuenta en la siembra de primavera es que el cultivo se verá expuesto a una mayor cantidad de malezas de rápido crecimiento inicial, las cuales competirán con la alfalfa por agua, luz y nutrientes. Para salvar este tipo de situaciones se puede contar con el uso de herbicidas de presiembra y postemergencia que aseguren la implantación de esta leguminosa en primavera.

Cabe señalar que trabajos efectuados en la EEA Rafaela han demostrado que es factible lograr buenas implantaciones de alfalfa en la primavera. En este caso se compararon dos sistemas de siembra: convencional y directa. El potrero utilizado tuvo como antecesor un cultivo de moha la cual fue henificada en el mes de enero, el mismo fue mantenido en barbecho químico durante todo el invierno mediante dos aplicaciones de herbicida, una en el otoño (glyfosato 4 lt/ha) y otra en agosto 15 días antes de la siembra (2,5 lt/ha).

El tratamiento con siembra convencional fue preparado con rastra de disco desencontrado y rastra de dientes, efectuándose la siembra con la misma máquina que se usó para la directa.

La siembra se efectuó el 28 de agosto, utilizándose el cultivar de alfalfa Monarca INTA a una densidad de 10 kg/ha.

La germinación fue un poco lenta debido posiblemente a la baja temperatura del suelo aunque no afectó el número de plantas, lográndose 180 plantas/m2 (plantas con las primeras hojas trifoliadas).
Forratec S.A. Forratec S.A.
En el caso de utilizar la siembra directa de alfalfa sobre lotes limpios y con excelente control de malezas hay mayor chance de éxito y sería una herramienta a tener en cuenta para poder efectuar siembras asociadas ya que se disminuye la presencia de malezas y por ende no sería necesaria la aplicación de herbicidas.

Otra cuestión a tener presente son los diferentes costos de implantación en las dos épocas de siembra, debido a que en primavera los costos aumentarían de ser necesario el uso de un herbicida graminicida selectivo, ya que éstos tiene un mayor valor en el mercado que el resto de los herbicidas.

De todas maneras en función de los resultados que se han obtenido, se pone de manifiesto que, si se cuenta con una buena provisión de humedad en el suelo al momento de la siembra, se usa semilla de calidad, se utiliza una máquina sembradora eficiente, se logra un buen control de las malezas y se efectúa un correcto manejo de la forrrajera en función de las características de crecimiento de la alfalfa en este período de menor desarrollo inicial de la raíces, se podrán lograr pasturas productivas. Esto permitirá ganar tiempo en la entrada en producción de esos lotes y mejorar la oferta de pasto de la primavera y el verano.
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec ® | 2016 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados