Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
16·05·2015 228
Contribuciones de los cultivos de cobertura a la sostenibilidad de los sistemas de producción -Parte 5-
CRISTIAN ÁLVAREZ, ALBERTO QUIROGA, DIEGO SANTOS y MARCELO BODRERO
EEA INTA Anguil
  • Efecto de la fertilización sobre la eficiencia del uso del agua de especies invernales utilizadas como cultivos de cobertura.
    ARIEL BERTOLLA, TOMÁS BAIGORRIA, DIONISIO GÓMEZ, CRISTIAN CAZORLA, MARCOS CAGLIERO, ANDREA LARDONE, MARCOS BOJANICH y BETHANIA AIMETTA
  • Cultivos de cobertura invernales: una alternativa de intensificación sustentable en el centro-oeste de Entre Ríos.
    CAVIGLIA, O.P.; NOVELLI, L.; GREGORUTTI V.C.; VAN OPSTAL N.V. y MELCHIORI R.J.
  • Bases para el manejo de vicia como antecesor del cultivo de maíz.
    TOMÁS BAIGORRIA, DIONISIO GÓMEZ, CRISTIAN CAZORLA, ANDREA LARDONE, MARCOS BOJANICH, BETHANIA AIMETTA, ARIEL BERTOLLA, MARCOS CAGLIERO, DARIO VILCHES, DIEGO RINAUDO y ALEJANDRA CANALE
  • Inclusión de cultivos de cobertura en la rotación: experiencia de un productor.
    SEGUNDO PEDRO VERDE
Introducción

En la Argentina, el cultivo de soja ocupa el primer lugar en importancia debido a que se realiza en una superficie aproximada de 18 millones de has (Minagri, 2011). Los residuos del cultivo remanentes luego de la cosecha son escasos y el aumento de su presencia en las secuencias agrícolas afectaría a la conservación del contenido de materia orgánica del suelo (MOS). Además, la baja relación carbono/nitrógeno (C:N) del residuo, afectaría el mantenimiento de adecuados niveles de cobertura de los suelos, lo cual podría llevar en el largo plazo, al empobrecimiento de los mismos (Ruffo, 2003). Una alternativa para incrementar el aporte de residuos en estos sistemas con alta participación de soja, es la incorporación de cultivos de cobertura (CC) (Hendrix et al., 1998). Los CC son aquellos establecidos entre dos cultivos estivales, y no son pastoreados, incorporados al suelo, ni cosechados, quedando en la superficie, protegiendo al suelo y liberando nutrientes como resultado de procesos de degradación de la biomasa aérea y radicular de los mismos (Álvarez y Scianca, 2006). Algunas de las funciones de los CC son aportar carbono al suelo a través de sus residuos, capturar nutrientes móviles como el nitrógeno (N) y azufre (S), mejorar las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo y el control de malezas, de la erosión, etc. (Carfagno, 2008).
Forratec S.A.
La descomposición de los residuos de cosecha libera N que puede lixiviarse en el perfil antes del aprovechamiento por el próximo cultivo estival (Stute y Posner, 1995). Los CC durante su crecimiento absorben el N del suelo y lo incorporan dentro de su biomasa aprovechándolo, de esta forma, pueden disminuir los riesgos de lixiviación en el perfil del suelo hacia las napas. En ensayos que incluyen cultivos de CC, Strock et al., (2004) reportaron que las pérdidas de N-NO-3 por lixiviación en un suelo moderadamente drenado se redujeron en un 13% en una rotación maíz-soja cuando un cultivo de centeno se implantó durante el periodo de barbecho. Por otro lado Restovich et al., (2008), encontraron en suelos franco limosos de la zona de Pergamino que la utilización de CC disminuyo 95 Kg ha-1 el contenido de N en el perfil, con respecto a un barbecho (testigo sin CC) al momento de la siembra de los cultivos estivales.

Una desventaja de la utilización de CC es que el consumo hídrico durante el invierno podría interferir en la normal oferta de agua para el cultivo sucesor (Duarte, 2002). Por tal motivo es importante elegir especies que tengan alta producción de biomasa con bajo consumo de agua, para mejorar la eficiencia en el uso del agua (EUA). Así, los CC que consiguen producir mayor cantidad de materia seca en forma anticipada, permiten adelantar su secado, lo que beneficia a los cultivos estivales, con un mayor aprovechamiento de las precipitaciones que ocurren al principio de la primavera (barbecho) (Fernández et al., 2005a). La fertilización es una práctica de manejo que mejora la EUA, según trabajos realizados en Hapludoles y Haplustoles de la región semiárida pampeana (Quiroga et al., 2007).

La factibilidad de la inclusión de CC en secuencias agrícolas será mayor mientras menos interferencia tenga por el recurso agua con el cultivo principal. Por lo tanto es de gran importancia identificar especies de alta EUA. También es importante evaluar el efecto de la fertilización en la EUA. Por tal motivo el objetivo del presente trabajo es evaluar el efecto de la fertilización en la EUA de distintas especies utilizadas como CC.
Forratec S.A. Forratec S.A.
Materiales y métodos

El ensayo se ubicó en la Estación Experimental Agropecuaria Marcos Juárez, sobre un suelo Argiudol típico, perteneciente a la serie Marcos Juárez, que posee capacidad de uso I. Los CC se implantaron en siembra directa sobre un rastrojo de maíz el 24 de Abril de 2010. El diseño fue en bloques completamente aleatorizados con arreglos en parcelas divididas, donde la parcela principal fueron las especies y la sub-parcela los tratamientos de fertilización, con 3 repeticiones. El tamaño de las sub parcelas fueron de 6 metros de ancho por 50 metros de largo. El factor principal evaluado fue la especie con cuatro niveles: Triticale (TT), Centeno (CT), Vicia sativa (VS) y Vicia Villosa (VV). El sub factor fue la fertilización y fue diferente de acuerdo a la familia de especies. La fertilización en Triticale y Centeno se realizó a la siembra con 46 kg ha-1 de fosfato di amónico (FDA) y se realizó una segunda aplicación con 200 kg ha-1 de urea el día 28/05/2010, en las sub parcelas fertilizadas. Las leguminosas (Vicia villosa y Vicia sativa), se fertilizaron con 46 kg ha-1 de FDA a la siembra en las sub parcelas fertilizadas. La densidad de siembra para los cultivos gramíneas (Triticale y Centeno) fue de 250 pl m-2, mientras que para las leguminosas (Vicia Villosa y Vicia Sativa) fue de 35 pl m-2. La interrupción del crecimiento de los CC se realizó en forma mecánica mediante la utilización de rolo a cuchillas el día 02/10/2010.

Se determinó el contenido de humedad del suelo a través del método gravimétrico a diferentes profundidades del suelo (0-20, 20-40, 40-60, 60-100 y 100-150 cm), en 5 momentos del ciclo de los CC, desde emergencia hasta el momento de secado. El agua consumida final por el cultivo al momento de secado (ACF) se estimó como la sumatoria de AC en cada intervalo. El agua útil residual (AUR) es el AUT del suelo determinada al momento de secado de los CC.

[...]
VER ARTICULO COMPLETO
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec ® | 2015 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados