Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
25·04·2015 225
Contribuciones de los cultivos de cobertura a la sostenibilidad de los sistemas de producción -Parte 2-
CRISTIAN ÁLVAREZ, ALBERTO QUIROGA, DIEGO SANTOS y MARCELO BODRERO
EEA INTA Anguil
  • Cultivos de cobertura en la rotación soja-maíz: biomasa aérea, captura de nitrógeno, consumo de agua y efecto sobre el rendimiento en grano.
    SILVINA RESTOVICH y ADRIÁN ANDRIULO
  • Inclusión de cultivos de cobertura en la dinámica hídrica de hapludoles y haplustoles del oeste de la provincia de Buenos Aires y noreste de La Pampa.
    PATRICIA CARFAGNO, MAXIMILIANO EIZA, FRANCISCO BABINEC y ALBERTO QUIROGA
  • Cultivos de cobertura en sistemas de agricultura continua en la región central de Córdoba.
    MARÍA BASANTA, CAROLINA ALVAREZ, JUAN PABLO GIUBERGIA y EDGAR LOVERA
  • Cultivos de cobertura: gramíneas y leguminosas en el centro oeste de la provincia de Buenos Aires.
    SERGIO RILLO, CRISTIAN ÁLVAREZ, RAMIRO BAGNATO y ELKE NOELLEMEYER
Introducción

El sistema de producción de la Pampa Ondulada se caracteriza por la agricultura continua bajo siembra directa (SD) con predominio de especies de ciclo primavero-estival (principalmente soja y, secundariamente, maíz). Este sistema presenta riesgo de pérdida de agua por drenaje (Salado-Navarro & Sinclair, 2009) y de nitrógeno mineral (Nm) por lixiviación durante los primeros estadios y hacia el final de los cultivos de verano y durante el barbecho otoño-invernal, ya que coinciden gran cantidad de Nm proveniente de la mineralización del suelo, baja demanda por parte de los cultivos y balances hídricos positivos (Andriulo et al., 1999; Portela et al., 2006).

Bajo este contexto, los sistemas agrícolas necesitan ser manejados con mayor diversidad de especies para asegurar sistemas ambientalmente sustentables. Los cultivos de cobertura (CC) en los sistemas de producción agrícola constituyen una herramienta estratégica para mitigar o controlar la lixiviación de nitrato (Mary et al., 1996; Dinnes et al., 2002; Thorup-Kristensen et al., 2003; Constantin et al., 2010). No obstante, estos pueden reducir la cantidad de agua almacenada en el perfil del suelo, y, si las precipitaciones posteriores al secado no son suficientes para recargarlo, pueden afectar negativamente los rendimientos del cultivo de cosecha (Unger y Vigil, 1998; Reicosky y Forcella, 1998).
Forratec S.A.
La introducción de CC en sistemas poco diversificados de la Pampa Ondulada podría constituir una alternativa para mejorar la eficiencia en el uso del agua y del N. Por ello, es necesario conocer el comportamiento de diferentes especies de CC al momento del secado para definir su elección y posterior implementación en la rotación. Los objetivos de este trabajo fueron: 1) evaluar la biomasa aérea producida, el Nm capturado y el consumo de agua al secado de diferentes CC en la rotación soja-maíz bajo SD en la Pampa Ondulada y 2) evaluar el efecto de los CC sobre el rendimiento de soja y maíz.

Materiales y Métodos

En 2005 se instaló un ensayo con CC intercalados en una rotación de soja y maíz en la Estación Experimental de Pergamino del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (33º 51'S, 60º 40''W). El suelo es un Argiudol Típico (USDA Soil Taxonomy) de la serie Pergamino sin fase por erosión (pendiente < 0,3%), la textura del horizonte A es franco limosa. El clima es templado subhúmedo, con temperatura media anual de 16,5 ºC y precipitaciones medias anuales de 973 mm para los períodos 1967-2010 y 1910-2010, respectivamente (base de datos de la EEA Pergamino de INTA).
Forratec S.A. Forratec S.A.
El diseño experimental fue en bloques completos aleatorizados con tres repeticiones y cada parcela fue de 10 x 30 m. A partir de la fertilización nitrogenada del cultivo de maíz, el diseño experimental fue en bloques con parcelas divididas, correspondiendo la parcela mayor a los tratamientos con CC y la subparcela al fertilizante (0 y 32 kg ha-1). Se partió de 7 años de SD con secuencias de cultivos que incluyeron trigo, maíz y, principalmente, soja. Los CC se sembraron bajo SD el 8 de abril de 2005, después de soja de segunda. Las especies utilizadas fueron: cebada forrajera (Hordeum vulgare L.), ray grass (Lolium multiflorum L.), avena (Avena sativa L.), cebadilla (Bromus unioloides L.), vicia (Vicia sativa L.), colza (Brassica campestres L.) y nabo forrajero (Raphanus sativus L.), utilizando densidades de siembra de 70, 20, 80, 25, 70, 5, 20 kg semilla ha-1, respectivamente. La consociación fue de avena + vicia, y se sembró con densidades de 20 y 40 kg semilla ha-1, respectivamente. Además, se incluyó un testigo sin CC que siempre tuvo control de malezas. A la siembra de los CC (incluyendo el testigo) y del maíz se fertilizó con 14,7 y 31,5 kg P2O5 ha-1, respectivamente. Vicia fue inoculada con Rhizobium leguminosarum biovar viceae, inmediatamente antes de la siembra. La soja no se fertilizó y se inoculó con Bradyrhizobium sp. Las fechas de siembra y cosecha de los cultivos principales soja y maíz y el patrón de distribución de las precipitaciones primavero-estivales de la región, impusieron el límite al crecimiento de los CC. Para el cultivo de maíz, con fechas de siembra de septiembre, el crecimiento de los CC antecesores se interrumpió hacia fines de invierno (estadío vegetativo) y para el cultivo de soja, con fechas de siembra de noviembre, el secado se realizó en la primavera (estadío reproductivo). Las fechas de siembra y de secado de los CC y las fechas de siembra y de cosecha de soja y maíz se presentan en la Tabla 1. En los años 2008 y 2009 no se sembró nabo forrajero por falta de semilla.

[...]
VER ARTICULO COMPLETO
Compartir en Facebook - Forratec S.A. Compartir en Twitter - Forratec S.A.

Forratec ® | 2015 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados