Suscripción
Redes Sociales Redes Sociales Redes Sociales
Forratec S.A.
Forratec S.A.
28·02·2015 217
Establecimiento "La Victoria"
Donde todos los días ganan un partido
Por FEDERICO AGUER
En Porteña, Córdoba, Daniel Perusia ha sabido conformar un equipo de trabajo que cada día busca superar sus propios límites. La consolidación de un sistema estable en el tiempo les permite seguir en una actividad castigada.

Daniel Perusia respira lechería por cada poro de su cuerpo, tal como se entiende al leer un cartel que adorna el ingreso a uno de los galpones de trabajo: "En 1882 este campo fue comprado por Francisco Perusia, en 1937 fue adjudicado a su hijo César, en 1959 fue comprado por Perusia Hermanos y después, en 1968 fue adjudicado al nieto Víctor Perusia. En 2006 es adjudicado al bisnieto: Daniel Perusia".

Una vida entera dedicada a la lechería le enseñó a Daniel no sólo los secretos de la actividad que lo apasiona, sino también la modestia necesaria para escuchar a los integrantes del equipo de trabajo del que se supo rodear.

Este grupo que lidera Perusia es gerenciado en la actividad diaria por Javier Weigand, y se completa con el Médico Veterinario Federico Bregant, el Ingeniero Agrónomo Federico Castellaro, el recientemente incorporado Médico Veterinario Ramiro Ledesma Arletaz, encargado de la alimentación, y el Ingeniero Agrónomo Darío Yenerich, responsable técnico para el centro norte de Córdoba de Forratec, con quien realizaron un ensayo para medir el aumento productivo de leche en base a la incorporación de maíces de alto rendimiento.
Forratec S.A.
Como todos

Hablar de historia familiar con Daniel implica asumir un paralelismo tácito con tantos otros tamberos que el periodismo nos llevó a conocer, sobre todo asociando sistemas productivos que fueron evolucionando a la par. En los comienzos, este campo se dedicó -como tantos- a producir lino y trigo mezclado con algo de sorgo. Un par de años después iniciaron un tambo con 15 vacas traídas desde Moisés Ville. En 1978 arrancaron con un ordeñe por día, y en 1981 incorporaron definitivamente la Inseminación Artificial. Siempre fueron entregadores de Sancor, y hoy se sienten aliviados que por ahora la empresa no haya reducido el precio como otras de la zona. Además, admiten haber aprendido muchas lecciones de la cooperativa. "Sancor nos enseñó muchas cosas: a trabajar con el boyero y a optimizar el manejo", recuerda Daniel.

En 1986 multiplicaron los tambos, siempre con la idea de crecer, llegando a la actualidad con unas 500 vacas en producción y de 300 a 400 vaquillonas totalmente encerradas en un sistema de encierro (dry lot). Además, tienen un feed lot donde se engordan los novillitos, los cuales se terminan a los 11 meses con 350 kg. y se comercializan en la Cooperativa local.

A nivel productivo, supieron alcanzar los 39 litros hace un par de temporadas. Y como prueba de ese potencial, durante los meses de producción fuerte (julio/agosto) rozaron los 47 litros, pero bajaron primero a 32 y actualmente están en 25 a 26 litros, porque "si bien mucha producción es algo lindo, también genera problemas", ironiza Perusia.

A nivel sanitario, uno de los objetivos del equipo liderado por el Médico Veterinario Federico Bregant, pasa por trabajar con tactos cada 15 días y con pariciones de marzo a agosto, "pero sobre todo con miras a disminuir el porcentaje de mortandad", lo que lograron en base a una dieta especial.
Forratec S.A.
La comida, factor clave

Para el Ingeniero Federico Castellaro, el planteo pasa por una rotación forrajera adecuada que permita un buen silaje de maíz. Además, en "La Victoria", les proporcionan a los animales las pasturas de alfalfa, rollo, rastrojo de trigo y avena. En los últimos años, la seca apuró la decisión y fue todo a parar al rollo, aunque la decisión de encerrar el rodeo obligó a destinar un 70 por ciento de la alimentación al silaje de maíz y un 30 de pastura de alfalfa.

La estrategia de la rotación se completa con avena y grano de maíz, más un concentrado proteico compuesto por pellet de soja y girasol, además de sales minerales.

"En un viaje a EEUU pude comprobar las ventajas del maíz BMR", dice el Ing. Castellaro. Por eso, en 2011 se decidieron a probarlo en un mismo potrero contra otro material convencional en un ensayo que los sorprendió.

Se agruparon vacas de un mismo promedio productivo y se les proporcionó una dieta con aporte de silaje de maíz, por un lado el templado, y el BMR por otro en un lote de 50 hectáreas destinado a las vacas de punta.

Durante 4 meses se evaluó la producción de leche por lote y concentración de sólidos y consumo. De arranque lograron un litro más de leche por vaca por día, que en los momentos de producción tope llegaron a dos litros.

Una vez por semana realizaron el control lechero que controla sólidos y nivel de producción con grasas y proteína. "El lote de punta dio un salto en consumo y producción. Es que la vaca lo comía con tronco igual, debido a su mayor staygreen, una mayor ventana de picado, y a que no se seca tanto", recuerda. En la campaña siguiente se incorporó el silo BMR al otro tambo, aunque su falta de tolerancia a la seca obligó a analizar los costos a la hora de decidirse por su continuidad.

Javier Weigand, como cabeza del equipo, hace rato que decidió jugar con las reglas claras: constancia, diálogo, comunicación y compañerismo. Por eso, "La Victoria" es más que un campo, es una empresa diaria para 20 familias y 120 personas que cada año celebran en la fiesta de fin de ciclo el poder mantenerse en una actividad tan sufrida como apasionante. "Somos una familia grande que pelea todos los días por lo mismo. Este tambo es como una chata, donde todos deben tirar parejo", dice Perusia, entre risas. Uno de los objetivos de los últimos años viene siendo bajar las células somáticas, y de yapa se encontraron con un premio inesperado: 2 litros de leche por vaca gracias a estos maíces tan rendidores.
Forratec S.A. Forratec S.A.
No paran de ensayar

En "La Victoria" no paran de realizar ensayos con distintos cultivos para medir resultados. Uno de los más recordados fue este realizado un año atrás con Forratec. Para el Ing. Agr. Darío Yenerich, el ensayo realizado en el campo de Perusia fue todo un éxito. "En estas hectáreas pudimos medir las diferencias con los materiales convencionales. El BMR tiene mayor digestibilidad de caña y hoja, mayor consumo y mayor producción. Su lignina le aporta una mayor digestibilidad, aunque para incorporarlo antes hay que tener el tambo ordenado", aconseja. Es por eso que a la hora de medir bien el consumo, una dieta ordenada permite aprovechar las ventajas de este tipo de tecnologías. Se trata de cultivos con sangre tropical, adaptables para una siembra de segunda, "aunque son verdaderamente unos 4x4. Vale la pena destacar que los BMR son maíces exclusivamente para silo, que al tener baja lignina en la caña, puede tener problemas de estabilidad a cosecha, por lo que debe picarse todavía verde. Si los maíces convencionales tienen un 50 % de digestibilidad en fibra, los DUO alcanzan un 55, y el BMR oscila entre el 65 y el 70 por ciento, siendo ésta una de sus mayores virtudes. Más azúcares en la caña que se notan en la producción de leche", dice el especialista de Forratec.

Tirar para adelante

A manera de conclusión, el Ing. Castellaro destaca la visión del negocio que les permite seguir adelante. "Siempre buscamos desarrollar un sistema estable en el tiempo, implementando una buena dieta que esté basada en una óptima producción de forraje, tanto de silaje como de alfalfa". Y si tuvieron que reducir el porcentaje de concentrados por un lado, el hecho de reducir los costos de alimentación les mejoró la ecuación general al final del balance. "No escatimamos esfuerzo en la rotación de cultivos, la fertilización y el control de malezas", admite. "Asumimos la importancia de un buen control de malezas utilizando el paquete de herbicidas, sobre todo para las malezas de hoja ancha y gramíneas tolerantes en maíz; y en alfalfa un buen control de insectos", agrega.

La meta es el confort animal, por un lado, y el trabajo en equipo, por el otro. Para ello, se basan un criterio fundamental: compartir las decisiones, confiar en el otro y en el sistema de trabajo, buscando siempre el mejor resultado económico. Así, se ufanan de hacer honor al nombre del establecimiento, y al final de cada día de trabajo, celebran su propia victoria.

Impecable

Si hablamos de campo prolijo, "La Victoria" se ha destacado históricamente por la seriedad y la planificación del equipo de trabajo. Por ello, en los últimos años, el campo fue seleccionado por la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) para la realización de su tradicional muestra "A Campo Abierto".

Forratec ® | 2015 - www.forratec.com.ar | Todos los derechos reservados